Santa fe,  Viernes 18 de Enero de 2019 - 01:05 Temp: C
RECLAMO DE JUSTICIA
La extraña desaparición de los celulares de dos víctimas del quíntuple femicidio
El 29 de diciembre se cumple un año de la masacre que conmovió a la ciudad. Hay dos mujeres imputadas por encubrimiento, mientras que en febrero un policía sería acusado.
Tapa | Noticia | 28-12-2018
Fuente: Uno Santa Fe
Un policía y dos mujeres forman parte de una investigación judicial que derivó de la causa del quíntuple femicidio ocurrido en la siesta del 29 de diciembre del 2017 en Zazpe al 4100 del barrio Santa Lucía y que fue ejecutado por el agente penitenciario Facundo Solís.
Se trata de un jefe policial, identificado como W. A., el cual según informaron fuentes judiciales sería imputado en febrero próximo por el delito de "hurto calamitoso". En tanto, las otras dos civiles, Jésica A. y Marcela S., ya fueron imputadas, por encubrimiento, en el marco de la causa que conduce el fiscal Ezequiel Hernández, del área de Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación (MPA).
El caso salió a la luz luego de que los investigadores detectaron que los teléfonos de dos de las víctimas de los hechos no formaban parte de los elementos secuestrados por los peritos de la Policía de Investigaciones (PDI). Con el devenir de los meses se determinó que los mismos habían sido robados de los domicilios en donde el agente Solís desató su ira femicida y mató primero, con un arma de fuego, a Aylén Soto (19) –la hija de Mariela Noguera, quien había sido pareja del penitenciario– y el novio de la joven, Yoel Airaldi (20). Luego asesinó a Mariela fuera de la vivienda y posteriormente ultimó a la madre de su ex, Carmen "Cuqui" Loseco y a su excuñada, Sonia. Por último, hirió con un disparo en un brazo a Franco, el hijo de Sonia y el único sobreviviente de la masacre que enlutó a Santa Fe en el final del 2017.
Los teléfonos robados fueron los de Mariela, la cual residía en una modesta vivienda al final de calle Zazpe al 4100, antes toparse con la vía del ferrocarril. Mientras que el otro aparato fue el de Franco, el cual se encontraba cargando su batería al momento del hecho, indicaron fuentes judiciales.
El hallazgo
La localización de los aparatos no fue fácil y tardó unos meses en concretarse. Mediante un informe de la Dirección de Captación de Comunicaciones del Poder Judicial de la Nación se logró establecer que los dos teléfonos estaban en uso. A partir de la obtención de los números de IMEI –Identidad Internacional de Equipo Móvil– se obtuvieron las nuevas líneas de teléfono que se encontraba activas con dichos celulares.
A través de los impactos de las antenas y la intervención de las líneas telefónicas, los investigadores pudieron localizar la posición geográfica de donde se encontraban los aparatos. Llamativamente uno de los mismos se situaba muy próximo a la vivienda de Mariela Noguera. A raíz de ello dispusieron dos allanamientos.
El celular de Mariela estaba en poder de una vecina. La misma, indicaron fuentes del caso a UNO Santa Fe, no fue acusada de sustraer el teléfono pero sí de haberlo tenido durante casi un año en su casa.
En tanto al teléfono de Franco, el sobreviviente del ataque de Solís, lo tenía otra de las imputadas, la cual creen los investigadores tampoco sustrajo el aparato de la vivienda donde se encontraba el joven pero sí se sospecha que el mismo celular fue aportado por el agente policial que está bajo la lupa judicial de la Justicia.
Espera resolución
A la causa que investiga la extraña desaparición de los teléfonos celulares, se suma la más importante, la del femicidio de Mariela Noguera y los femicidios vinculados de sus familiares. La Justicia imputó a Solís esa figura ya que se entiende que el crimen de la pareja del penitenciario se dio en medio de un contexto de violencia de género y que el resto de los asesinatos fueron cometidos con el fin de causar dolor y sufrimiento a Mariela.
Al respecto, y a horas de cumplirse un año de la tórrida tarde que convirtió a Zazpe al 4100 en un reguero de sangre, la investigación se encuentra concluida, explicaron fuentes del caso, ya que se ha logró recopilar el material probatorio.
De ahora en más la Fiscalía deberá determinar junto con las dos querellas cómo avanzar en la causa. Es decir, llegar a la instancia de juicio oral luego de presentar la acusación preliminar o quizás iniciar una negociación, con la defensa de Mario Guedes (defensa pública), para el arribo de un posible juicio abreviado de prisión perpetua.
Lo mismo sucedió en agosto del 2017 con Marco Feruglio, el autor del cuádruple crimen ocurrido en la madrugada del 24 de diciembre del 2016 en un departamento de barrio Sur y en la localidad de Sauce Viejo y por el cual resultaron asesinados Gustavo Dusso –exsuegro–; Camila Dusso –excuñada–; Claudia Oliva –su exsuegra– y el concubino de esta, Nicolás Estrubia.
Imprimir Enviar por e-mail
Institucional:
El Consultorweb fundado el 07 de Septiembre de 2000
Staff de Colaboradores y Corresponsales
Editor Responsable: José Luis Tepper
Redacción: Mendoza 314 - Piso 1 - Tel: 0342/ 4566378/272 - Santa Fe - Rep.Argentina